Londres, 14 nov (EFE).- Cinco ciclistas han muerto en Londres en los últimos nueve días y doce en lo que va de año, cifras que hoy provocaron críticas hacia la falta de seguridad en las vías de la capital británica para quienes se trasladan en bicicleta.
La última muerte ocurrió esta madrugada, tras la colisión de un hombre con un autobús de dos pisos cuando circulaba en bicicleta por una vía de sentido único, según las primeras investigaciones de la empresa de transporte de Londres.

Londres

El accidente se produjo después de que cientos de ciclistas se concentrasen ayer en un barrio del este de Londres en protesta por la falta de seguridad en las carreteras apenas horas después del fallecimiento de otra joven ciclista, que fue arrollada por un camión en esa área de la capital.
El año pasado 122 ciclistas murieron en las carreteras del Reino Unido, la cifra más alta en cinco años, y la mayoría de los accidentes fueron causados por colisiones de bicicletas con furgonetas, camiones o automóviles.
El director ejecutivo de la organización de ciclistas CTC, Seabright Gordon, dijo hoy que quienes usan la bicicleta están "asustados" por la falta de protección, especialmente frente a camiones o vehículos de mayor tamaño.
Un responsable de Ciclismo Británico, Martin Clave, pidió al Gobierno y los ayuntamientos que tomen "medidas urgentes para que el diseño de las vías se adapte a las necesidades de los ciclistas".
Por su parte, el alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, reclamó hoy a los ciclistas que respeten las normas de tráfico, al señalar que muchos "toman decisiones que ponen sus vidas en peligro", como saltarse los semáforos o circular a velocidad excesiva.
"El número de ciclistas se ha triplicado en la última década y es vital que invirtamos importantes cantidades en mejorar la infraestructura para el ciclismo y hacerla lo más segura posible", apuntó el alcalde, impulsor del alquiler de bicicletas en Londres, conocidas como "las bicis de Boris".
Según Johnson, desde que fue elegido en 2008 se han invertido cerca de mil millones de libras (1.200 millones de euros) en la revisión de tramos peligrosos en las rutas para bicicletas, la instalación de separadores físicos entre estas vías y las carreteras y la puesta en marcha de semáforos propios para ciclistas.

comments powered by Disqus